miércoles, 7 de septiembre de 2016

Río NAZAS en el Museo Arocena

Río Nazas, avenidas

Las presas alteraron el curso natural del río Nazas, que durante siglo forjó su cuenca.
En 1946 empezó a operar la presa El Palmito, y posteriormente la presa Zarco terminada en 1969. No obstante las presas, el río regresó a su cauce en 1958, 1968, 1991-1992, 2008, 2010 y 2016. 
¡Ya es hora de que regrese el río a su cauce natural!

1968, Horas de angustia. 

2008, video de El Siglo

2010

2010, video de El Siglo 

2016, de Video Aéreo Laguna
  

miércoles, 31 de agosto de 2016

viernes, 20 de mayo de 2016

El Puente


Entre los símbolos laguneros, uno de los más emblemáticos y queridos por la gente, es el puente sobre el río Nazas. Aparece una y otra vez en el imaginario colectivo de la región. No deja de sorprenderme que hasta las nuevas generaciones ávidas de redes sociales como Facebook, Twitter, You Tube o Instagram, retoman la imagen histórica o actual de ese puente. En pocas palabras, es un pedazo de identidad hecho fotografía. Al mismo tiempo es un vía funcional y de uso cotidiano. ¿Pero por qué el puente sobre el lecho del Nazas forma parte de nuestra identidad? ¿Qué hay detrás de su historia que nos sigue entusiasmando?
En los diferentes paseos y visitas guiadas de historia que hago en Torreón, siempre vamos al puente del Nazas para refrendar con orgullo, esa lucha de nuestros abuelos. Durante muchos años las ciudades laguneras de Torreón, Gómez Palacio y Lerdo quedaban incomunicadas por las avenidas periódicas del río Nazas, a quien no dudamos en reconocer como "Padre Nazas". Para los laguneros de las tres ciudades se complicaba el tránsito cada que el agua corría. En 1926, una primera asociación civil de laguneros llamada "Puente Nazas", buscó impulsar la construcción para unir a las ciudades, pero faltaron fuerzas. Ahí estaban notables laguneros como Francisco Dingler y Agustín Zarzosa. Por entonces ya funcionaban dos antiguos puentes. Uno del ferrocarril, que actualmente funciona bien, -sí, señores "ingenieros" del gobierno-, pero que es herencia de la época porfiriana. Irónicamente La Laguna le debe más a Porfirio Díaz, que a la Revolución. Otro puente histórico era el del tranvía eléctrico de "Lerdo a Torreón", que fue hecho en la misma época, y del cual sólo nos queda, después de la desaparición de ese transporte en 1953, unos fortísimos pilotes de piedra que sostuvieron ese puente. Sin embargo, faltaba un puente para que las personas cruzaran fácilmente, sin los peligros de invadir la vía. Un puente para autos y peatones. De esa manera, unos laguneros bien comprometidos y asociados en el activísimo Automóvil Club, retomaron el proyecto del puente. Hablamos de la sociedad civil que se adelantó al gobierno.
En 1928, los ingenieros del Automóvil Club, Federico Wulff, Vicente Solís y Enrique Carrión, realizaron un primer estudio para proyectar el puente en condiciones de tierras arenosas y fuertes avenidas del río. Los cálculos nos les fallaron como podemos constatar. Sin embargo, no sería hasta abril de 1931 cuando se iniciaron las obras, a la par de la campaña ciudadana, "Coopere y habrá puente". Esa petición hizo tal eco entre los ciudadanos, que el gobernador de Durango, Pastor Rouaix, y de Coahuila, Nazario Ortiz Garza, se sumaron al proyecto. El puente costó 230 mil pesos de aquélla época, cuándo la moneda sí valía, y Videgaray no estaba en Hacienda. Como ven, no siempre hemos estado mal.
Regresemos al glorioso puente lagunero, que siempre fue naranja, y ahora es plateado. La obra fue diseñada y dirigida por el ingeniero Francisco Allen, un profesional de la construcción serio, ordenado, y sobre todo, honesto. Los resultados están a la vista y todavía disfrutamos la calidad del puente que ha vivido tremendas inundaciones del río Nazas. La estructura de acero fue hecha por la Fundidora de Monterrey, de la cual todavía se conservan unas placas. ¿No las han visto? Vayan a caminar por ahí.
La obra la empezaron el 11 de abril de 1931, y la inauguraron el 20 de diciembre de ese mismo año. ¡Nueve meses señores políticos! Es fecha que todavía no pueden terminar el puente de la Falcón. ¡Una vergüenza! No cabe duda que aquella generación de laguneros fue grande; fue ejemplar. El día de la inauguración hubo fiesta en La Laguna. De un lado y de otro las poblaciones quedaron hermanadas por el puente. Ante todo, ese puente representa la unión, el esfuerzo y la asociación de laguneros que fincaron el bien de la región. 85 años después, el puente del Nazas está en pie y sigue funcionando. Es símbolo de identidad y patrimonio cultural lagunero. En tiempos de extravío, más nos vale escuchar la historia.
El Siglo 
18 de mayo 2016

domingo, 8 de mayo de 2016

Metrobús Laguna

La calidad de una ciudad, también se conoce por su transporte público. De esa manera, una de las claves para valorar la eficacia urbana, está en la forma en la que se mueven sus ciudadanos. El paradigma dominante que se impone en tantas ciudades en el mundo, se basa en el automóvil. Así, se ha presentado el coche como el medio más "deseable", aunque no necesariamente el más eficiente. Para muestra, el mejor ejemplo lo tenemos en la capital del país, una región nunca más transparente. Ante la saturación de automotores, la CDMX está colapsada en su movilidad y en consecuencia, sumamente contaminada. Aun así, ya van por una nueva constitución, aunque la contingencia sea para todos, y el transporte público esté relegado por una minoría que se mueve en automóvil. Allá prefirieron los segundos pisos y ahora pagan las consecuencias. Entre las alternativas que abrieron, fue el exitoso programa de bicis públicas Ecobici. Pero sin duda, la aportación más relevante se la llevó el Metrobús, un sistema de Autobuses de Tránsito Rápido (o BRT por sus siglas en inglés). El BRT es un sistema que nació en 1974 en la ciudad de Curitiba, Brasil. Desde entonces, es un modelo exitoso de transporte que se ha exportado a otras ciudades latinoamericanas.
¿En qué consiste el Metrobús? Es un sistema de transporte público similar al Metro, pero sobre la superficie del asfalto. Está enlazado por un conjunto de camiones y estaciones bien dispuestas para todo tipo de usuarios, de tal forma, que acceder al camión se hace al nivel de piso, que facilita el acceso a usuarios vulnerables como adultos mayores y personas con capacidades diferentes. Al mismo tiempo, el BRT tiene los tiempos y las rutas bien establecidas y circula dentro carriles confinados. Este tipo de transporte público cuenta con lugares confinados que le permiten avanzar con mayor eficiencia y rapidez, incluso, más rápido que los automóviles y líneas de transporte tradicionales. Entre las ventajas del BRT sobre el Metro, está su menor costo con respecto al Metro, no requiere hacer túneles, por lo cual la construcción de su tramo requiere menos tiempo y dinero.
Recién las autoridades de Coahuila y Torreón acaban de anunciar la operación del Metrobús laguna. Se trata de un proyecto ambicioso y millonario. Mil cuatrocientos millones de pesos que estarán destinado a la operación. Sustancialmente mejorará condiciones de transporte, ¿se han subido a un camión de Torreón o Gómez Palacio ?, llama la atención que un proyecto tan loable y sin precedentes que está apoyado por la Presidencia de la República.
Tranvía eléctrico "Lerdo a Torreón", transporte metropolitano desde 1898 a 1953. 

Sin embargo, es significativo que en La Laguna de Coahuila el proyecto arranca. No así en La Laguna de Durango donde prefirieron rehuir los problemas sindicales a enfrentarlos como gobierno. Es lamentable que mientras un lado busca avanzar, el otro esté detenido. Ojalá que en el mediano plazo se pueda integrar Lerdo y Gómez Palacio para hacer un proyecto auténtico y metropolitano a la línea troncal del Metrobús.
4 de mayo 2016
El Siglo